miércoles, 20 de diciembre de 2017

Paulova


¡Hola! Hoy vengo a mostraros una preciosa muñeca: Paulova.

Paulova es una muñeca maniquí creada en el año 1959 por la fabricante de muñecas española Famosa, siendo una de sus primeras creaciones, un año después que Guendalina y el mismo que Pierina.

Se trata de una muñeca de 28 centímetros, un tamaño muy poco usual en las muñecas españolas de la época, y está fabricada en poliestireno. Además, existe algún modelo con un poco menos de tamaño,  de 21 centímetros.

Su cuerpo no presenta muchos puntos de articulación, únicamente puede mover los brazos y las piernas hacia arriba o abajo o hacia delante o atrás, respectivamente. Además, uno de sus pies cuenta con un agujero para poder encajarlo en la base de la peana que incluye, ya que no puede aguantarse de pie, con la finalidad de ser expuesta.

Paulova es una muñeca muy distinta no solo por su tamaño, al cual las niñas españolas no estaban acostumbradas, a diferencia de las estadounidenses, que aquel mismo año recibieron con los brazos abiertos a Barbie; sino que al tener poca movilidad para el juego y presentar una figura mucho más adulta y estilizada, no atrajo demasiado a los pequeños.

La muñeca, que debe su nombre a la conocida bailarina rusa Anna Pavlova, tenía como conjunto más característico el de bailarina de ballet clásico, ofreciendo gran variedad de vestidos de este tipo. Aún así, a Paulova la podíamos encontrar enfundada en todo tipo de vestidos regionales, en maravillosos vestidos de damas pudientes de siglo XIX o principios del XX, o bien con espectaculares conjuntos más que atrevidos de bailarinas del cabaret o el cancán francés. Además, aunque Paulova solía lucir melena (que es una peluca) de tonos comunes, como el negro, rubio o castaño, en los modelos más especiales se puede encontrar a una despampanante Paulova con pelo verde, morado o azul.

En cuanto al rostro de Paulova, es totalmente cautivador: presenta unos carnosos labios pintados en un tono rosado, una nariz marcada pero para nada exagerada, unos atrayentes ojos rasgados de color verde resaltados por una sombra de ojos azul y unas cejas muy arqueadas. Paulova presenta el rostro de una mujer seductora, como aquellas actrices de la época dorada de Hollywood, aunque también parece representar ese ideal de mujer "ibérica" o "mediterránea" que algunos suelen tener, que se acentúa bastante en los modelos con vestidos de flamenca, recordando a ciertas artistas del momento.

El caso es que me resulta fascinante que, al ser una muñeca fabricada artesanalmente, ninguna tiene los rasgos de la cara pintados exactamente igual, por lo tanto cada muñeca puede expresar emociones distintas: algunas tienen esa mirada de femme fatale complementada por sus arqueadas cejas, algunas expresan arrogancia, altivez... 

El caso es que Paulova no tuvo mucho éxito entre los niños pero sí fue apreciada por coleccionistas (como lo es hoy en día) y por aquellos amantes de decorar su casa con alguna muñeca o de llevarse algún recuerdo de su viaje. Finalmente, dejó de fabricarse a mediados de los años 60.















































































































































































































Incluso Paulova apareció en la portada del disco de una artista francesa:






Fotos: todocoleccion.net, es.wallapop.com, pinterest.com, flickr: Nav Sikand, clubfashiondollsmadrid.com, eulaliarestauradora.com, flickr: Mimosa Dedanann, Fridericus, Ptitemome, zabrina2009; ebay.es, losjuguetesdeayer.blogspot.com.es.


A raíz del éxito de Paulova, numerosos fabricantes de muñecas españolas decidieron lanzar al mercado muñecas muy similares a ella, tanto por el aspecto físico (la figura estilizada, el maquillaje...), como por los atuendos, el sistema de sujeción...






































Fotos: todocoleccion.net, clubfashiondollsmadrid.com.



Para terminar, os muestro una preciosa a la vez que desconocida muñeca de Famosa que apareció en el mercado aquel mismo año de 1959: Yamita.

Yamita es una muñeca de 32 centímetros, fabricada en poliestireno y con cuerpo articulado, incluyendo ojos basculantes.

Las había rubias, rubias platino, castañas, morenas... Incluso mulatas. Yamita vestía gran variedad de conjuntos, desde joviales y modernos vestidos o pantalones, hasta trajes regionales.

Parece ser que su proceso de fabricación era muy costoso y por ello desapareció repentinamente del mercado, poco después de ser lanzada a la venta. Por lo tanto, se trata de una muñeca muy difícil de conseguir.

Tanto ella como Paulova representan un gran paso dentro de las muñecas españolas, ya que presentan el canon de muñecas internacionales como Barbie o la muñeca que sirvió de inspiración a ésta última: la alemana Lilli.



















Fotos: flickr: Tartadefresa; josefinasuarez.com.



Espero que os hayan gustado.


Os deseo a todos feliz Navidad y próspero año nuevo.

¡Nos vemos en 2018!


¡Hasta la próxima!